Categorized | Hogar

Las Sierras de Vaiven

Las sierras de vaiven, además conocidas como sierras caladoras son herramientas que no necesariamente están enfocadas al hogar. Su diseño atiende más aceptablemente a las necesidades propias de la industria, sin embargo dada su variabilidad es posible que sean empleadas en talleres caseros aunque para esto entran en coyuntura consideraciones serias respecto a la seguridad y maniobrabilidad que ofrecen las sierras de vaiven que se esperan utilizar.

¿Por qué nos atrevemos a mencionar que el uso de esta potente aparejo es posible trasladarlo al entorno casero? Bien, ampliemos el panorama. Las sierras de vaiven tienen la capacidad de cortar la gran mayoría de materiales que encontramos en casa, siempre que se encuentre equipada con las hojas de corte indicadas. La versatilidad de corte es otra cualidad formidable en las sierras de vaiven, ya que quienes la utilizan logran hacer cortes rectos, angulares, curvos y un sinfín más de estilos. Lo mejor de ello es que estos trabajos se consiguen con gran precisión, misma que difícilmente otros tipos de sierras podrían conquistar.

Los fabricantes de utensilio especializada líderes en el mundo, como CS Unitec por mencionar alguno, se han percatado de esto y por ello es posible observar cómo han avanzado en la producción de sierras de vaiven.

No olvidemos que se estamos hablando de utensilio industrial por lo que generalmente resultan ser grandes y pesadas para el usuario promedio, quien debe hacer alarde de una sagacidad y fortaleza física envidiables ya que aún usándolas esporádicamente, las sierras de vaiven son herramientas que requieren manipulación a pulso.

Felizmente los mismos fabricantes se han cedido cuenta de ello también y actualmente han desarrollado variedades de sierras de vaiven en las que la potencia no está confrontada con la maniobrabilidad sin perder su sentido de aparejo industrial.

Por ejemplo, CS Unitec el fabricante mencionado anteriormente, cuenta con sierras de vaiven consideradas dentro de las más potentes del mercado ideales para ser manipuladas a pulso y obtener resultados de elevada precisión. Lo previo convierte los modelos de sierras de vaiven de CS Unitec en herramientas excelentes para uso continuo en ambientes de volúmenes de producción altos. Éstas sierras de vaiven resultan tan versátiles que son utilizadas en entornos caseros para cortes de madera, acero, tarimas, carrocerías, fibra de vidrio hasta medios industriales en los que se utilizan para cortes y trabajos en construcción y reparación de barcos, petroquímicas, mantenimiento de aeronaves e incluso servicios de rescate. Cuentan asimismo con sierras de vaiven capaces de ser utilizadas bajo agua, en minería y puntualmente en construcción, con lo cuál se justifica porqué las sierras de vaiven de CS Unitec son las más poderosas del mundo.

Finalmente a las bondades de la variedad de sierras de vaiven de CS Unitec añadimos asimismo los complementos para estas sierras tales como navajas y abrazaderas; con estos medios obtenemos sin más, una herramienta total. Considerando que por sí mismas se consideraba a las sierras de vaiven como una aparejo eficaz, cuando se complementan con los elementos idóneos obtenemos una herramienta óptima.

CS Unitec

Leave a Reply

Autores Destacados

Autora de Hijas del Abuso

Ketty Rodríguez es una periodista venezolana que realizó estudios en la Universidad Católica Andrés Bello.

Antes de graduarse, trabajó como interna en la redacción de uno de los periódicos más emblemáticos de Venezuela, el Diario Ultimas Noticias, un medio de corte popular, que le enseñó la cruda realidad de las barriadas caraqueñas, la tensión de las huelgas de trabajadores y obreros y el creciente problema de la delincuencia en las calles de la ciudad.

Posteriormente, trabajó en el Diario de Caracas, un periódico alternativo que intentó llegar a la clase de jóvenes profesionales venezolanos. Allí, Rodríguez trabajó como reportera de sucesos políticos, escribiendo sobre los hechos más sobresalientes del último segundo mandato de Carlos Andrés Pérez, a principios de los 90.

En el 2000, Rodríguez fue contratada por el Nuevo Herald de Miami, para trabajar como reportera de inmigración, pero luego se dedicó por varios años, a escribir sobre las escuelas públicas de Miami Dade, los rejuegos de la politica y su influencia en el presupuesto educativo, y la difusion de logros de maestros y estudiantes por encima de las diferencias culturales y economicas.

En el 2009, salió del periódico para iniciar su carrera de escritora. Rodríguez reside en Miami y tiene un solo hijo, Ignacio Ocando. Usted puede comprar el libro de Ketty Rodríguez, Hijas del Abuso Aquí

Categorías