Categorized | Autoayuda

El Abuso Emocional y los efectos nocivos en la mujer

Por Ketty Rodríguez

 

Muchas mujeres, especialmente las hispanas,  pasamos por alto el mal carácter, actitudes agresivas y controladoras de esposos, novios o compañeros sentimentales. ¿Y por qué lo hacemos? Porque creemos que no es nada serio, creemos que es algo pasajero o simplemente, ignoramos los efectos negativos que este comportamiento puede ocasionarnos si se repite por años. Esta es una de las premisas de HIJAS DEL ABUSO, un libro recientemente publicado, que explora los intrincados  caminos del abuso emocional en relaciones de pareja heterosexuales, y su efecto destructor en las mujeres.

Aunque usted no lo crea, también las burlas, críticas constantes y exigencias de algunos hombres sobre sus mujeres, tienen consecuencias negativas en el bienestar físico y espiritual de ellas. Pero la mayoría no lo toma en cuenta, porque este tipo de abuso –conocido como abuso psicológico o emocional- no deja la marca física de un golpe.

Muy pocos saben que el abuso emocional, SI afecta la psiquis y estabilidad emocional de cualquier mujer, porque el bombardeo de críticas y maltrato verbal, entre otros abusos, erosionar su auto-estima y la vuelve un ser inseguro y miedoso. HIJAS DEL ABUSO plantea a través entrevistas, historias reales, y confesiones, que cuando una mujer se entrega y somete al abuso, puede padecer de depresión y desajustes nerviosos, así como envejecer prematuramente o sufrir de demencia senil o Alzheimer, porque el abuso siempre cobra su cuota, dejando a la mujer sin fuerzas para vivir o seguir luchando.

 

¿Como actúan los abusadores?

 

1)       Imponen las reglas de la casa, piden obediencia, lealtad y le exigen a la mujer absoluta atención.

 

2)       Prohíben a la mujer tener contactos con familiares, hablar o hacer nuevas amistades sin su permiso.

 

3)       Deciden si la mujer puede trabajar y/o estudiar.

 

4)       Controlan las finanzas de la casa y el uso de las tarjetas de crédito. También deciden sobre uso de los celulares e Internet.

 

5)       Determinan si la mujer usará o no anticonceptivos, y la obligan a la modalidad sexual que ellos escojan, aunque degrade y no le guste a la mujer.

 

 

¿Por qué las mujeres toleran el abuso emocional?

 

1) Tradiciones culturales. En el caso de las hispanas, nos han enseñado que debemos cuidar el hogar, los hijos y el marido, no importa si para ello tenemos que hacer sacrificios, aun a costa de nuestra propia salud. Existe la creencia de que somos fuertes y podemos aguantar cualquier cosa, porque para eso somos mujeres y madres; y si el matrimonio termina en divorcio, la mujer puede sentirse abochornada y ver la separación como un fracaso, porque no supo “manejar” la situación, “comprender” al marido o tener la suficiente “paciencia y habilidad” para defender su hogar.

 

2) Religión. Los principios religiosos que llaman al  sacrificio, perdón y unión sagrada, obligan a la mujer religiosa a permanecer por años al lado del abusador, aunque esto le cause daño, enfermedades y sufrimiento. Es muy difícil para la mujer sumida en la religión cristiana –por citar un ejemplo- discernir, darse cuenta y evitar un abuso que es difícil de demostrar y es más tolerado por la sociedad.

 

3) Dependencia económica del abusador. Por el mismo ciclo de la violencia, muchas mujeres no estudian, ni se preparan para salir a la calle y buscar su propio sustento. Esto las obliga a vivir largos años al lado de la persona que las abusa.

Las mujeres deben educarse sobre los efectos nocivos del abuso y evitarlo desde el seno del hogar. Muchos hombres son abusadores y no saben cómo controlar su mal carácter o rabia, porque quizá también fueron víctimas de abuso, y están repitiendo el esquema que aprendieron en su casa. Por eso, hay que ayudarlos con terapia y conserjería para que salgan de la violencia y aprendan una nueva forma de convivencia basada en el respeto y la consideración mutua.

 

 

Señales para identificar a un abusador

 

1)       Fijarse en el tono de comunicación del hombre, si es agresivo o todo el tiempo habla de él y sus proyectos. ¿Toma en cuenta las opiniones de la mujer y respeta sus puntos de vista?

 

2)       Evaluar si él usa frases como: ¿para qué vas a estudiar, trabajar, comprar un carro, salir con tus amigas…?

 

3)       Identificar si ella puede participar directa y abiertamente en la toma de decisiones, desde las más sencillas hasta las más trascendentes. O si por en contrario, él es quien asume el peso y responsabilidad de todo.

 

Si la mujer identifica una de las tres señales antes mencionadas, debe encender un bombillo de alerta, y decidir si quiere continuar o no en la relación. Solo ella tiene el derecho de escoger lo que quiere para su vida.

 

Para más detalles sobre este tema, busque el libro HIJAS DEL ABUSO en Amazon.com, de la periodista venezolana Ketty Rodríguez. El libro está en versión impresa y en versión electrónica. Las personas que tengan el aparato Kindle pueden leer el libro gratis.

 

Libro en versión impresa: https://www.createspace.com/3697161

 

Libro en versión electrónica (e-book) en Kindle: http://www.amazon.com/Hijas-del-Abuso-Spanish-ebook/dp/B005P1A24I

 

 Para leer otros artículos de auto-ayuda, salud y belleza de la mujer visite el blog: www.hijasdelabuso.com

Leave a Reply

Autores Destacados

Autora de Hijas del Abuso

Ketty Rodríguez es una periodista venezolana que realizó estudios en la Universidad Católica Andrés Bello.

Antes de graduarse, trabajó como interna en la redacción de uno de los periódicos más emblemáticos de Venezuela, el Diario Ultimas Noticias, un medio de corte popular, que le enseñó la cruda realidad de las barriadas caraqueñas, la tensión de las huelgas de trabajadores y obreros y el creciente problema de la delincuencia en las calles de la ciudad.

Posteriormente, trabajó en el Diario de Caracas, un periódico alternativo que intentó llegar a la clase de jóvenes profesionales venezolanos. Allí, Rodríguez trabajó como reportera de sucesos políticos, escribiendo sobre los hechos más sobresalientes del último segundo mandato de Carlos Andrés Pérez, a principios de los 90.

En el 2000, Rodríguez fue contratada por el Nuevo Herald de Miami, para trabajar como reportera de inmigración, pero luego se dedicó por varios años, a escribir sobre las escuelas públicas de Miami Dade, los rejuegos de la politica y su influencia en el presupuesto educativo, y la difusion de logros de maestros y estudiantes por encima de las diferencias culturales y economicas.

En el 2009, salió del periódico para iniciar su carrera de escritora. Rodríguez reside en Miami y tiene un solo hijo, Ignacio Ocando. Usted puede comprar el libro de Ketty Rodríguez, Hijas del Abuso Aquí

Categorías